Miércoles, 19 Octubre 2016 23:42

UN ÁRBOL QUE FLORECE DENTRO DE UNA MINA, LA PROPUESTA DE “PERRO PETARDOS” Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

 Javier Badani / LaPaz

 

Reflexionar sobre nuestras raíces. Esa es la premisa del colectivo orureño “Perro Petardos”, uno de los ganadores de la Bienal Internacional de Arte SIART. Como buenos orureños, los jóvenes de esta agrupación artística han buscado indagar en su propia génesis, marcada –claro está- por la explotación minera.

 

Su obra “Lo que buscan las raíces” busca ser una metáfora sobre el hombre andino que durante la Colonia fue arrancado de su hábitat natural para ser introducido, a la fuerza, a trabajar en la extracción de minerales. Una labor que aún hoy se mantiene vigente.

 

Introducir y depositar un árbol al interior del socavón marca la metáfora propuesta por “Perro Petardos”. Se trata de un proceso que fue documentado en video, fotografías y textos que hoy forman parte de la instalación que se halla en el segundo piso de la Casa de la Cultura.

 

El árbol, encontrado en un basurero de la ciudad de Oruro, fue trasladado en hombros por el colectivo en una especie de procesión que les obligó a recorrer calles y avenidas del centro de la urbe orureña hasta llegar a la mina. “Fue como llevar a un ser querido hacia otro mundo. Lo primero que hicimos una vez dentro fue visitar al ‘Tío’, compartir con él, challarnos con él. Luego buscamos el lugar ideal para colocar el árbol. Así la mina forma parte de la instalación”, explica Pedro Seda.

 

El colectivo “Perro Petardos” cuenta entre sus miembros con jóvenes que trabajaron en el interior de una mina. Eriberto Chitari es uno de ellos. Su experiencia –trabajó desde sus 13 y hasta sus 22 años dentro de un socavón, en Huanuni- fue fundamental para hilvanar el proyecto artístico. Su testimonio queda plasmado en una serie de pequeñas piezas de mineral que forman parte de la instalación, en la Casa de la Cultura. Las piezas argentíferas llevan ramas del árbol que aún hoy se mantiene en el interior de la mina. “Estas piezas forman parte de la metáfora pues nuestras raíces también pueden crecer y florecer en un espacio como este”, señala Jaime Achocalla.

 

“Perro Petardos” lleva el nombre de un mítico can de la ciudad de Oruro, que acompañaba tanto movilizaciones como eventos culturales como la entrada del Carnaval, como lo cuenta Mauricio Castellón. “Era un perro que nunca pudo ser domesticado y que no le tenía temor a la pirotecnia, buscaba comerse el fuego. En ese espíritu se formó el colectivo: sin dueño, en contra de lo establecido y comiendo un poco de fuego”.

Visto 698 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Octubre 2016 06:49

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.