Viernes, 28 Octubre 2016 02:39

Más de un centenar de niños participan de las actividades de la IX Bienal Siart 2016

Carla Hannover / La Paz

 

Estos días el Museo Nacional de Arte y el Museo Tambo Quirquincho se llenaron de niños y adolescentes de tres colegios paceños: el Saint Andrews, el Walter Strub y el Calvert. Sucede que este año la IX Bienal Internacional de Arte Siart trae un programa de pedagogía del arte dirigido a niños y adolescentes en el que, más allá de explicar el sentido de las obras, se invita a vivir y construir conocimiento a partir de las creaciones y propuestas de los artistas.

 

“Este programa busca trabajar a partir del concepto de espectador emancipado, de Jacques Rancière. Es decir que el espectador, en este caso, los niños y adolescentes bolivianos son participantes de la obra de arte, no solamente como un público que simplemente contempla una obra sino que se relaciona con ésta”, explica Tatiana Fernández, artista plástica y educadora, quien se encargó de la curaduría del programa.

 

Para Fernández, el público es participante de la obra porque deja su registro y su relación con las obras. Para activar el debate entre los niños y adolescentes se ha creado un maletín que tiene preguntas y pequeños textos para que los participantes puedan conversar y debatir sobre lo que han visto en las exposiciones. “Luego pasan al taller donde se hace una práctica creativa con la que busca pensar y reflexionar sobre las propuestas de los artistas, sobre cómo ellos lo ven y cómo se sienten con estas propuestas”.

 

Arte y educación

Fernández explica que con este programa también se busca trabajar sobre las tensiones entre arte y educación. “No es un programa pedagógico que busca explicar las obras, por el contrario queremos que el espectador tenga plena consciencia de su relación con la obra”.

Para Fernández el arte contemporáneo es ideal para entablar este tipo de relación, pues es mucho más interactivo. “El arte contemporáneo se relaciona mucho más con el espectador, es mucho más rico para realizar este tipo de trabajos pedagógicos, en cambio el arte moderno es mucho más distante del espectador porque es mucho más contemplativo, es una relación contemplativa aunque también hay una relación interactiva”.

 

Para Fernández es importante cambiar la concepción verticalista que se tiene sobre la pedagogía. “Siempre hasta nuestros días, a pesar de que hay propuestas muy progresistas, mantenemos la pedagogía como una relación del profesor que enseña y que sabe todo y del estudiante alumno que no sabe nada y que es vacío”, dice. En ese sentido, apuesta por el arte contemporáneo pues “renueva la idea es que todos tenemos algo dentro de nosotros que podemos contribuir en la construcción del conocimiento y no es una transmisión de información e ideas sino una construcción colectiva conjunta del conocimiento”.

 

De ahí que su propuesta se adapta plenamente al concepto del espectador emancipado. “El arte contemporáneo nos da la posibilidad de trabajar con la idea de la emancipación del pensamiento dominado, del pensamiento que siempre tiene que ser explicado por alguien más”, señaló mientras invitó a los directores de las unidades educativas bolivianas a

contactarse con los organizadores de la Bienal para participar de este programa junto con sus estudiante.

« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31